¿Se puede ser piloto de drones y vivir de ello?

Si estás leyendo este artículo lo más probable es que alguna vez hayas pensando en aprender a pilotar drones e incluso te hayas planteado convertirlo en tu trabajo. Por ello te contamos si es posible vivir pilotando estos aparatos.

Según el informe “Clarity from above” realizado por PwC, el mercado relacionado con la utilización de drones podría generar oportunidades de negocio por un valor de 127.000 millones de dólares. Pero, ¿cómo? Porque se está comprobando que estos aparatos tienen más utilidad de la que pensábamos, ya que, con ellos, se pueden realizar tareas como la comprobación de postes eléctricos, mantenimiento de paneles solares… además plantean la posibilidad de reducir costes en servicios de fotografía aérea (para los que antes había que usar una avioneta) o para hacer levantamientos topográficos.

También se han usado drones para evaluar el alcance de ciertas situaciones de emergencia como los incendios, aportando a los servicios de emergencias mayor información, de modo que éstos puedan elaborar planes de acción muy ajustados a la situación real.

El tipo de usos profesionales que se le pueden dar a los RPAS (drones) está aún por explotar, aunque las posibilidades son infinitas. 

¿Qué hay que hacer para ser piloto de drones?

Lo primero que tendrás que hacer si quieres aprender a pilotar drones de manera profesional es buscar una escuela especializada, pero no vale cualquiera, tiene que ser una escuela ATO, es decir, que esté acreditada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Es importante recalcar que no se puede obtener una licencia de piloto profesional de drones si no se acude a una de estas escuelas oficiales.

Normalmente los cursos rondan los 1.500 o 2.000 euros y en principio, no es necesario cumplir ningún requisito especial para apuntarse. Los cursos constan de una parte teórica y otra práctica. En la teórica se estudian temas como el conocimiento general del aparato, la navegación, la normativa que regula el vuelo de drones, en qué afecta la meteorología al vuelo…

En la parte práctica se hacen ensayos de vuelo en simuladores, así como pruebas con los propios drones en espacios interiores controlados.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, es el propio piloto el que se debe encargar del mantenimiento de la aeronave, por lo que para los empleadores puede constituir un plus importante que el piloto, además de tener la licencia ATO, tenga conocimientos de electrónica o sea ingeniero electrónico. Aunque esto dependerá del tipo de trabajo que se vaya a desempeñar con el dron, ya que, si éstos se van a utilizar para hacer trabajos topográficos, lo lógico es que el empleador prefiera contratar a un topógrafo que tenga la licencia y no sólo a un piloto. 

Lo que queda claro es que se trata de un sector al alza, con posibilidades inmensas de crecimiento, y que en los próximos años, será la salida de cada vez más jóvenes.

Leave a Reply